Vinos y jóvenes, una dura travesía en el desierto

jovenes

Nos miramos con cara de no haber roto un plato, nos escandalizamos y ‘despotricamos’… pero no hacemos nada, o casi nada. Porque no podemos quedarnos con los brazos cruzados, esperando a que vengan a consumir porque sí, más cuando todos los agentes implicados lo estamos haciendo tan mal para que le resulte atractivo. Hay que introducirse en el mundo de los jóvenes y seducirlos para que se familiaricen con el vino, un eslabón fundamental de la rica dieta mediterránea e inherente de la cultura occidental.

Pero para ello hay que hacer autocrítica, hay que desdramatizar su consumo, explicarles que no hace falta doctorarse en enología para disfrutar de él y, sobre todo, tenemos que usar su lenguaje. Porque no nos damos cuenta de que uno de los mayores obstáculos para la inclusión entre sus hábitos de consumo es que los jóvenes asocian al vino a la cultura de sus padres -uf, qué lejos y poco moderno; pesado y serio; tan de viejo…- y, por lo tanto, rechazan el vino por considerarlo una bebida para adultos. Curiosa paradoja, porque para ellos el vino es de adultos, mientras que no dudan en probar espirituosos de alta graduación, como ginebra, whisky, ron, etc. Es decir, hemos convertido el vino en un elemento snob, elitista y arcaico.

Como diría Pascual Drake (@pascualdrake), con esa sorna que le caracteriza, el vino se ha convertido en “la meca del postureo”, porque todos tenemos un conocido que practica el ‘amaneramiento’ copa en mano, o cuando toca elegir un vino en un restaurante, o cuando alguien descorcha una botella en casa. Rodolfo Castro Galiana (que sabe mucho de esto) reflexionaba hace ya algún tiempo y aseguraba que “el sector haría bien en luchar contra el derrotismo, contra la mala comunicación y contra la creencia de que para disfrutar de un buen vino hay que saber, pagar un alto precio y, además, tener cierta edad”.

El enólogo Tao Platón (@TaoPlaton), en su magnífico y crítico blog ‘A wandering winemarker’ -que escribe en el portal Verama- hacía hincapié recientemente en este tema. En la entrada ‘La vergüenza de no saber de vinos’ (que aprovecho para recomendar), un alegato contra el esnobismo en el vino, acertaba al afirmar que “si ya alguien no se atreve a pedir vino en un restaurante es que la situación no tiene fondo. La próxima vez que salgan a cenar, cuenten las mesas en las que se bebe vino. Por unas cosas o por otras, pero pocas. Cada vez menos. Y el hábitat natural del vino es la mesa. Porque el vino es una bebida social, de acompañamiento y disfrute con familia o amigos. Y además no hay plato que no pueda ser acompañado por algún tipo de vino”. Yo añado: cuenten las mesa de jóvenes de entre 25 y 35 años que incorporan el vino a su hábito gastronómico.

Pero queda espacio para la esperanza, porque si preguntáis a los jóvenes, la gran mayoría opina que regalando vino siempre quedas bien; también un gran número de ellos dice que consumir vino es saludable y creen que el consumo de vino enriquece la comida. Mimémosles, porque con los índices de consumo interno descendiendo hasta la vergüenza, en ellos está el poder de recuperar la CULTURA DEL VINO.

Porque, en la actualidad, los desiertos también se pueden convertir en jardines…

Anuncios

2 comentarios en “Vinos y jóvenes, una dura travesía en el desierto

  1. Enhorabuena por el artículo, Lorenzo.
    Muchas gracias por recomendar mi blog. Siento haberte fastidiado el enlace pero ese blog ya no existe. Unos desagradables incidentes me llevaron a retirarlo de donde estaba ubicado. Quizá vuelva un día a “resucitarlo” en otra ubicación, con material nuevo o recogiendo el material antiguo. Quién sabe.
    Un abrazo,
    Tao.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s