¿Porqué los vinos tienen que estar siempre de exámenes?

Ruedabola

Vinos que parecen capitanes generales laureados con medallas al honor por todo su cuerpo. Ciudades que no sabía que existían, pero que conceden pomposos galardones a los mejores vinos, según su procedencia, variedad, color… (mientras se paguen las tasas por participar, lo mismo da). Guías de prestigio, de blogueros, de aficionados, de neófitos, personas todos… que puntúan olímpicamente todo los que pasa por sus morros. Una auténtica orgía de exámenes y notas por doquier, por el que los vinos de todo el mundo tienen que pasar, sí o sí. Quieran o no.

Me desquicia todo este enfangamiento oportunista, modelo de negocio para muchos y confusión generalizada para el resto. Porque para el que escribe, no hay nada más subjetivo que los sabores (para gustos, los colores, que diría el otro). Y esa es la clave, el subjetivismo, el ámbito personal donde predominan los sentimientos y los sentidos, tan apegados al mundo del vino.

Sin embargo, resulta cansino que se superpongan los puntos y medallas al criterio personal; que los productores no hagan vinos pensando en su potencial cliente, ese que tiene en su mente y en su gusto intransferible, sino en esos perdonavidas que los tienen que examinar y calificar, como si de conocimientos y no de sentimientos se tratara… Y me irrita hasta la extenuación que me pidan el DNI de premios, menciones, puntos y medallas de un vino que no han probado, para decidir si lo compran, valorar su precio y entender su dimensión. No, definitivamente, no puedo con ello.

Y es que estoy hasta las cachas de escuchar y leer como un valor todopoderoso los puntos Peñín o los Parker de un vino, como si fueran palabra de Dios. O, peor, si le avala una medalla del ‘prestigioso’ concurso internacional de Valdejodiche de Arriba. O si el bloguero iluminado Catamalauva Biodileches ha encumbrado cierto vino a los altares de su cúspide talibán del terruño de la pureza… A ver si se nos mete en la cabeza que el vino es, básicamente, diversión. Y a todos los que hablamos de este impresionante líquido porque nos apasiona, se nos debe exigir compromiso, conocimiento y deontología.

Y es que, en el fondo de todo, lo que existe es una falta total de humildad en los que saben de vinos; y, por otro lado, una falta total de personalidad en los consumidores. En resumen, un problema de sintonía entre los que participan del sector (una inmensa minoría), y la mayoría silenciosa que disfruta con verdad del vino sin complejos, sin adoctrinamientos, sin prejuicios.

De nuevo recurro a Ricardo Seller y a su entrada ‘el valor de las medallas en el vino’ (del blog Marketing y Vino)’ en el que señala que “cuando pruebes un vino se trata de que te digas a ti mismo: “qué bueno es este vino”. Si tiene medalla bien, pero si no la tiene recuerda que ningún concurso, por prestigioso que sea, te puede quitar dicho placer”.

Anuncios

3 comentarios en “¿Porqué los vinos tienen que estar siempre de exámenes?

  1. Pienso igual que tu . Todos los dias me preguntan por ese vino que Parker le ha dado diez millones de puntos y siempre les digo lo mismo : “No puedo con ese señor” . El tiene un gusto ( o Jay Miller , o quien cate ) que puede coincidir con su gusto o no . Me niego a entrar en ese juego .Creo que el cliente debería confiar mas en la persona que está al frente de la enoteca y que le puede guiar a la hora de elegir un vino . Habrá ocasiones que te guste mas un vino que otro , pero creo que ahi es donde está la gracia de esto , probar, probar, probar y luego te irás haciendo tu propio gusto .
    Buen artículo , sigue así
    David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s