Altaïr 2004, gran ejemplo de un suelo y clima especial

IMG_2682

 

Una botella desmedida, una etiqueta muy cuidada en su diseño y producción auguran un gran vino, pero también te ponen alerta. Hasta que la abres y la sirves, y te embauca, seduce y convence. Altaïr 2004, vino chileno premium de Grandes Vinos de San Pedro, es de esos, de los que con su calidad dan fama al sector de un país que hace grandes vinos.

Altaïr es el resultado del particular terroir –en el  Valle del Cachapoal, a los pies de la Cordillera de los Andes- unido al trabajo del enólogo Marco Puyo, junto a la valiosa asesoría de Paul Hobbs. Elegante, básicamente es un vino elegante, que persiste y cambia en cada trago, de esos que se disfruta y no quieres terminar nunca. Un cabernet Sauvignon –aunque ensamblado con otras variedades- de los que crean adicción a la variedad, con la madera justa para conseguir una complejidad y concentración adictiva.

Es un VINAZO.

Ficha del vino

  • 73% Cabernet Sauvignon, 15% Syrah, 11% Carmenere, 1% Cabernet Franc.
  • El vino permaneció en barricas 100% nuevas de roble francés entre 15 y 18 meses
  • Cosecha: La cosecha comenzó a mediados de Marzo hasta fines de Abril. Se realizó manualmente en cajas de 15 Kg. Los rendimientos obtenidos fueron de menos de 1 Kg por planta efectuándose una primera selección en el viñedo.
  • Procedencia de la uva: Provienen en su totalidad de nuestros viñedos de mayor antigüedad (más de 16 años) ubicados en Totihue, Valle del Alto Cachapoal.
  • Origen: D. O. Requínoa, Valle del Alto Cachapoal, a 90 kilómetros de Santiago de Chile. Nuestros terrenos están a los pies de la cordillera de los Andes en una ladera de características insuperables.
  • Recepción de uva: Se realizaron dos selecciones de la uva, una selección de racimos donde se eliminaron hojas, racimos de otra variedad, sarmientos, etc. y una selección de granos para eliminar restos de pedicelos y eventualmente algún tipo de pudrición o granos verdes, etc. La molienda obtenida es enfriada mediante nieve carbónica, recepcionada en un capacho y transportada a través de un puente grúa (único en Chile) a la cuba de manera tal de aprovechar la gravedad y evitar el bombeo de la vendimia.
  • Vinificación: Se realizó una vinificación tradicional en cubas de madera ; se hicieron maceraciones a frío (8-10°C) durante 5 a 6 días para lograr una mayor extracción de color. Se realizó una Fermentación Alcohólica entre 28 y 30° C y maceraciones post-fermentativas largas. Posteriormente se realizó el descube directo a barrica donde se realizó la Fermentación Maloláctica. Se vinificó cada cuartel del viñedo en forma separada de manera tal de hacer un seguimiento exacto de cada parcela y así lograr la mezcla mas adecuada.

 

Lo que hay detrás del vino

Fundada en el año 1865, Viña San Pedro es hoy una de las mayores y más antiguas exportadoras de vino Chileno y una de las viñas más importantes del país. El viñedo principal, la bodega y la centenaria cava subterránea de San Pedro están ubicados en Molina, en el Valle de Curicó, 200 Km. al Sur de Santiago. Aquí, San Pedro posee una de las extensiones de viñedo más extensos en América Latina, con 1.200 hectáreas.

Paralelamente, San Pedro cuenta con más de 1.500 hectáreas plantadas en el Valle Central y en otros de los principales valles vitícolas de Chile, tales como el Elqui, Casablanca, San Antonio-Leyda, Maipo, Cachapoal, el Maule y Bío-Bío, siempre buscando nuevos y mejores orígenes para sus vinos. Viña San Pedro es parte del grupo enológico denominado VSPT Wine Group, el tercer grupo vitivinícola más grande de Chile y el segundo mayor exportador de vino Chileno.

Con la convicción de que el suelo chileno tiene un potencial enorme para producir vinos de gran calidad, Laurent Dassault  un terroir apropiado para su proyecto. Finalmente lo encontró en el Alto Cachapoal90 kilómetros al sur de Santiago de Chile, en un terreno perteneciente a Viña San Pedro en la localidad de Totihue. De la asociación con esa importante viña chilena nace Altaïr.

Todas las virtudes que hacen únicos a los vinos de Altaïr provienen de un clima, una tierra y unas viñas excepcionales, trabajadas todas ellas en forma meticulosa, selectiva y respetuosa del entorno natural.

El primer factor que modela el carácter de los vinos del Alto Cachapoal es la cordillera. Las brisas frescas que bajan desde losAndes, gracias a la influencia fría de ésta, moderan en forma radical las diferencias de temperatura entre el día y la noche, permitiendo así que las uvas permanezcan más tiempo en las parras. Los vinos resultantes exhiben taninos delicados y punzantes, más vivos en aromas, más frescos con una acidez vibrante. Estos vientos diseñan tintos llenos de sutileza. Antes que concentración, lo que hay en Alto Cachapoal es fineza.

La viticultura de Altaïr se concentra en un manejo integrado para mantener la biodiversidad de la zona. Las hectáreas cultivadas son pocas con alta densidad de plantación. La viticultura sigue un esquema tradicional en el que la intervención en el fruto es mínima. Al mismo tiempo el riego es tecnificado, permitiendo así que cada planta reciba la cantidad justa de humedad para que sus frutos sean de la calidad esperada.

Más información: http://www.sanpedro.cl/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s