Vino, bebida nacional… ¿Por qué no?

RuedalaBola-elvinonosuneNos jactamos de gritar que el vino es cultura, y milenaria. Porque lo es, porque no se entiende la civilización sin su relación con el campo y el proceso de convertir la uva en vino. Porque no se entiende la sociedad sin la copa de vino girando alrededor de momentos históricos. Porque la literatura, la pintura o la escultura están plagados de historias entorno al vino. Es compañero de comidas, tradición, trabajo rural y bandera del país en el exterior. La historia del vino en el mundo es tan amplia como fascinante.

Ese ‘Viejo Mundo’, siempre pegado a una copa de vino, orgulloso de su cultura gastronómica, pero que pierde el paso, como en tantas otras cosas… No sé si es la mal entendida corrección política, si los muchos intereses comerciales chocan en el universo económico, o si el papanatismo que nos atrapa nos atenaza sin remedio. Pero estamos perdiendo el tren, estamos paralizados sin solución, nos adelantan por todos los sitios y no reaccionamos. En ventas, en valor y en consumo, trío en el que perdemos sin remedio.

Y esta diatriba viene a cuento por lo que significaría para el vino, para el sector en general, una figura de protección tan audaz como declararle ‘bebida nacional’. Suena estrambótico, nacionalista, proteccionista,… todo lo que quieran, pero el ‘Nuevo Mundo’ reacciona, aúna intereses, se come los condicionantes partidistas con un objetivo mayor y común, está marcando el camino.

Ya son dos importantes productores, Argentina y Uruguay, los que diseñan la estrategia y declaran solemnemente, -con luz, taquígrafo y articulado legal- su vino como bebida nacional por decreto, lo que significa “que permitirá difundir de manera unívoca y uniforme las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo de vino”, explican desde el Ministerio de Agricultura argentino.

Por su parte, desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura uruguayo señalan que “el decreto que declara al vino bebida nacional constituye una herramienta que la entidad y el sector productivo ‘deberán aprovechar’. Las cualidades y composición del vino han llevado a que sea considerado en el mundo un alimento integrante de una dieta saludable mientras su consumo sea moderado”.

Me corroe la envidia, insana. Porque en Uruguay y Argentina (competidores directos de los vinos españoles, italianos, franceses…), por decreto consensuado, “en la rotulación de todos los productores vitivinícolas nacionales que se comercialicen con destino al mercado interno o a la exportación, será indicación obligatoria la referencia al vino como bebida nacional, vinculada al país”. Y añaden, “este hecho, permitirá difundir de manera unívoca y uniforme las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo de vino; alcanzando a toda la cadena vitivinícola y a todos los productos de esta actividad, las fuertes tradiciones de la cultura y el trabajo de las viñas”.

Pero además de este apoyo a las exportaciones -principal objetivo-, la declaración del vino como bebida nacional tiene otras muchas consecuencias. Una de ellas tiene que ver con un efecto directo en la forma de transmitir el vino en el mercado nacional. De difusión del consumo moderado, ya que ambas leyes establecen que los eventos oficiales deberán promover también “el desarrollo de las economías regionales a partir de acciones relacionadas con actividades de servicios vinculadas al sector vitivinícola”. De cambiar la imagen y atraer nuevos consumidores, difundir todo lo positivo que tiene en vino, desde el desarrollo agrícola hasta lo más importante: el disfrute edonista como filosofía vital. El sector se lo merece, ya está bien de guerras particulares y gritos en el desierto…

Y hablando de promoción inteligente: ¿Qué tal celebrar el día del vino como bebida nacional? Una fecha concreta cada año, en la que se destaque el esfuerzo y el trabajo alrededor del vino. Como dicen Los Rodríguez, “brindo por lo que sea que caiga hoy en el vaso, brindo por la victoria, por el empate y por el fracaso…¡Salud!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s