M2 de Matallana 2013, definición de vino elegante

Gran parte del prestigio que tiene la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez se la debe, sin duda, a su apuesta por encontrar viñedos auténticos, viejos paisajes, pueblos escondidos, que dignifiquen una zona de producción. Muchas horas de coche, muchas conversaciones con lugareños, muchas cábalas para, al final, elaborar grandes vinos. Por eso, bebas lo que bebas de ellos tiene alma, tiene calidad y, sobre todo, tiene personalidad.

Y el Ribera del Duero apareció M2 de Matallana 2013, 100% tinta fina. Desde la bodega nos dicen que “Con M2, pensamos en un Ribera fuera de las modas. Un vino que ofrece la diversidad que en realidad tiene la Ribera de norte a sur. Cinco pueblos diferentes con viñedos viejos y seleccionados que ofrecen una complejidad y frescura inusual en esta región”.

Y lo es, se bebe amable, sedoso en la boca pero con potencia, con la madera justa que agrada y le da consistencia. Largo, largo pero sin confundir; elegante, elegante hasta el final. Un fondo de bodega imprescindible, para sacarlo de vez en cuando y disfrutarlo. Y compartirlo.

Y sí, es un vino de amigo, de la persona que conozco que más sabe de esto, del que pomposamente ha nombrado Tim Atkin ‘bodeguero del año’. Él que es tan poco dado a premios, reconocimientos y demás ‘extravagancias’. Porque es más de sentarse -con la espalda molida de tantos kilómetros- en un banco de granito, mirar la viña vieja en terrazos, esperar a que llegue el paisano y le cuente. Comentar las tradiciones del cuidado de las parcelas, de forma pausada pero pormenorizada, sin levantar la voz para no interferir en el ambiente, memorizando cada palabra y pensando cómo aplicarlas en cuanto ese viñedo, el del flechazo, sea suyo. Es un privilegio ser amigo de Pablo Eguzkiza.

Esta declaración, extraída del blog Rioja Alavesa, define muy bien a Pablo: “En el vino tienes que ser humilde por narices. Cada añada que haces es distinta, se comporta de manera distinta, y no sabes qué va a pasar con ella. Si me preguntas qué tal la añada de 2018, cuando aún no ha terminado la fermentación maloláctica, te diré que no lo sé. El vino evoluciona. Yo sé más que antes, pero el propio vino te da muchas sorpresas, y yo ando con mucho respeto. El vino es fácil, pero es muy complicado. Me contradigo, pero es así”.

El intravino

Zona: Ribera del Duero

Pueblo: Distintos viñedos en Sotillo de la Ribera , Roa, Fuentecén, Fuentemolinos y Pardilla

Paraje: Los Guijarros, Hoyo Lucas, Los Apriscales, La Perileja

Variedad: Tinto fino y con pequeños porcentajes de “Navarro”, “Valenciano” y “Albillo Mayor”

Viticultura: 22 Ha. de viñedos certificados como ecológicos. Viñas en vaso. Vendimia manual en cajas.

Elaboración y envejecimiento: Levaduras indígenas. Elaboración en tinas de roble y depósitos de acero inoxidable y 14 meses de envejecimiento en barricas de roble francés.

Suelos: Mezcla  de cinco suelos diferentes de las áreas de Fuentecén, Fuentemolinos, Roa, Sotillo de la Ribera y Pardilla. Están situados a una altitud de entre 800 y más de 900 metros. Se trata de suelos muy viejos y muy pedregosos, desarrollados en terrazas de la era terciaria a partir de margas rojas, conglomerados y areniscas continentales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: