Me declaro un orgulloso ‘Marujo’… 

No, no puede valer eso esta Manzanilla, que es capaz de transportarte en cada trago hasta las tabernas de Sanlúcar de Barrameda. No, no puede ser que este precio incluya sabores duraderos, frescura y garra. Imposible creer que por este valor tengas la posibilidad de regresar a esos vinos de siempre, de los que seguro... Leer más →

Anuncios

Lo autóctono no es garantía de, casi, nada

"En el Reino Unido o Bélgica, como la producción local es ínfima impide que haya un ataque de imbecilismo por lo autóctono, como sucede en aquellos países con producción significativa de vino". Y no lo digo yo, ya me gustaría a mi tener la autoridad que otorga disfrutar de cientos de vinos al año, de... Leer más →

El enoturismo o tiene alma o no es nada

Enoturismo, turismo del vino, enocultura... Lo del término, siendo importante, al final, es lo de menos. Porque lo determinante -como en tantas otras cosas- es cómo se lleve a cabo. Y aquí la palabra mágica es alma, entendida como la capacidad para transmitir lo atractivo que es el mundo del vino en general. Que sí,... Leer más →

“La base del conocimiento, humildad y paciencia”

Me declaro combativo contra el esnobismo, el postureo y la petulancia en el mundo del vino. Porque toda esta encorsetada prosopopeya que le adorna -en especial esa jerga barroca tan rimbombante- ha provocado un distanciamiento del consumidor final, con la práctica totalidad de los agentes implicados en el sector. Ahora bien. No confundir conceptos. Porque... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑