El enoturismo o tiene alma o no es nada

Enoturismo, turismo del vino, enocultura… Lo del término, siendo importante, al final, es lo de menos. Porque lo determinante -como en tantas otras cosas- es cómo se lleve a cabo. Y aquí la palabra mágica es alma, entendida como la capacidad para transmitir lo atractivo que es el mundo del vino en general. Que sí,…